Páginas vistas en total

sábado, 30 de mayo de 2009

Sobrexposición


Creo que mi vida entera ha estado en una vitrina, siempre hay personas que están pendientes de que haces y que no, he vivido mi vida en pos de complacer al mundo entero, tratando de ser "la mejor..."hija, hermana, esposa, madre, amiga...es demasiado trabajo...está claro que puedo caer en las incoherencias tratando de ser siempre la mejor, se lo decía el otro día a una colega que se siente amenazada por mi exceso de responsabilidad, lamentablemente no es tarea fácil purgar las culpas heredadas de mi madre y la cultura judeo-cristiana que me dejo mi abuela...a la cual por cierto amo y recuerdo a cada rato, cuanta falta me hacen sus consejos en días como estos. Sin emabargo, como la conozco muy bien, sé exactamente que me diría, porque ella era como yo, sacrificando todo por los demás, compartiendo todo con las personas que amamos, confiada en extremo e ingenua incurable...me cuesta creer que en el mundo no haya personas capaces de cambiar sus malos hábitos...Dios es testigo que yo lo he intentado..lamentablemente, no todo siempre puede ser perfecto...los amigos traicionan, los hombres son infieles, los hijos testarudos y no falta el ser despreciable que intenta robarte lo logrado...hoy estoy hecha de papel de arroz, cualquier gota estraviada podría romperme, cualquier fuego podría desaparecerme, me haces falta vieja, aunque sea para contenerme, para darme una aguita perra u otra de tus hierbas mágicas, extraño tu pan calentito en la salamandra y tu mano áspera y callosa acariciando mi cabeza...En días como estos quisiera ser invisible, traslúcida más allá de la nada.

Me duele el alma, extraño lo no vivido, lo ausente, quisiera poder devolver el tiempo y sentir que la felicidad me brota por los poros como cuando me case con él.... somos tan estúpidos los seres humanos, tan carentes de razón y sentido, el otro día le preguntaba a mis alumnos cuál era la razón de la guerra y esperaba que me dijeran que era la falta de la comunicación , pues como un periodista ruso señaló por ahí, las guerras empiezan antes de las bombas, antes de las armas, con el lenguaje del odio... que fea palabra , "odio", sobrepasa cualquier posibilidad de entendimiento entre las personas....

Tantos errores en una persona que se ve tan perfecta según mis amigos, siento pena, odio, rabia, pero lo más triste es que lo siento conmigo misma, por no haber comprendido a tiempo lo que tenía en mis narices, por no haber conversado con él antes de que se convirtiera en este extraño que tanto amo...para purgarme un rato , admitiré con toda honestidad que fue mi culpa, que yo no día pasó a la comunicación cuando aún era posible...era una "Amortajada", mi Antonio me amaba pero yo me sentía tan ajena a él, que me huí bien adentro y cuando por fin entendí que también me sentía ajena lejos de él, caí en cuenta que lo amaba y quería volver con él...quizás por nuestro farewell, lo orillé, lo puse entre mis entrañas y el vacío, sin dejarle alternativa...me pidió tiempo para que el amor volviera, sin embargo, me siento como Ana María, siento que lo que se perdió nunca volverá, porque puede ser de mis besos y mis abrazos en los encuentros moderados que hoy tenemos, pero siento celos de ese pasado que no vivió a mi lado, leo lo que escribió cuando estaba lejos y era como otra persona, una que tiene mucho de lo que amo, pero que desconozco...como si fuera un extraño al que leo, como si yo hubiese estado en otro planeta mientras él escribía y compartía con ella...siento que la mortaja me ahoga y no logro comprender desde mi nicho lo que sus palabras decían..quisiera tener conversaciones lúcidas con ese extraño, quisiera que reconociera a la mujer que está hoy frente a él y me pierdo pensándolo...me dicen que sólo viva y disfrute que él está a mi lado, pero lo siento tan lejano está noche, ella se llevó algo de él que yo nunca podré tener y la envidio por eso, la odio por eso y la compadezco por eso.

Me carga el ojo del huracán porque dentro del embudo solo hay silencio y vacío, mientras el remolino arrasa todo a su paso.

Nuevamente me siento en la vitrina, encuentro injusto que se me juzgue sin conocerme, que se me atribuyan calificativos impropios que no me merezco, al menos no de esas personas...quizás algún día merezca el reproche o el improperio, pero no hoy , no de ellos...que se juzguen ellos a ver si merecen su propia autocompasión, lo que es yo ... Dios dijo que el perdón llega con el arrepentimiento y yo me arrepiento de todo cuanto pude haber hecho en pro de mi camino a la perfección , que por cierto resulto más extensa de lo que imaginé, me siento como un trozo de cristal desechable, lleno de estrías e imperfecciones, quizás no a simple vista pero si si me miran con detenimiento.

Sólo puedo apelar a mi obsesión por golpearme el pecho y sentirme culpable de todo cuanto pude haber hecho de una manera diferente y no hice, sólo puedo apelar a mis anhelos por ser mejor cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario