Páginas vistas en total

martes, 21 de diciembre de 2010

recuento 2010


Por donde empiezo...enero, el peor mes de todos, me enteré que nuevamente había sido traicionada, me ganó el orgullo de no dejarle el camino libre y el amor por mis hijos que creen que él merece una nueva oportunidad, la última. Febrero, terremoteado, sustos y trabajo anticipado, el matrimonio de una de mis mejores amigas (aún hay gente que confía y se atreve a dar el paso, bien por ellos, lo mejor para ella). Marzo (bomba, seré abuela) abril, mayo; sólo trabajo, trabajo, trabajo...junio con depresión, por primera vez en muchos años no quise ni celebrar mi cumpleaños, Julio, agosto y septiembre sin novedad, sólo más trabajo, trabajo, trabajo, uno que otro desafío laboral..no puedo quejarme en ese ámbito, doy lo mejor de mi en mi trabajo y recibo los frutos y la valoración que merezco por mis esfuerzos....octubre empieza la melancolía de fin de año y me pregunto si vale la pena todo lo que sacrifico y todo lo que no me atrevo a hacer y como siempre termino pensando en lo que creo es correcto y sigo adelante...noviembre, el mes trae sorpresas, el pánico inicial se pasó y dio lugar a la alegría de tener a la Isidora con nosotros, sanita y hermosa (nació un 12 de noviembre en Viña del Mar)...y llegamos así a Diciembre...el mes más melancólico de todos, donde extraño todo lo que tanto amo, incluyéndolo. Me repito lo que alguna vez me dijo: "en otra vida estaremos juntos y dejaremos de preguntarnos que sería de nosotros si...mientras tanto recurro a plagiar a Arjona que me dice que las cosas se hacen "sin daños a terceros", y amo lo que tengo entonces y creo que algún día cambiará y será merecedor de tanto sacrificio y me vuelvo a guardar todos esos sentimientos tan fuertes que me mueven las entrañas con su simple saludo..cuando dice "gracias caro"...porque sólo él me dice así y lloró porque sé que sufre y no puedo estar a su lado para consolarlo y confortarlo..Así que Dios, tú que puedes ayúdalo a superar su tristeza y su perdida y cuídalo por mi.

Así llegué a finales de este extraño 2010...extrañándolo y preguntándome si mi consorte me preguntará alguna vez por mi y no sólo por los niños, si tendré los detalles que me hacen falta para confiar nuevamente en él o sigo con mis expectativas bajas esperando que en elgún momento su traición se repita y yo decida finalmente ponerle fin a tanta tortura impuesta por anhelar algo relativamente parecido a una familia para mi y mis hijos y mientras tanto el bajón aumenta y yo no puedo dormir y lucho infructuosamente contra mis propios sentimientos...algo egoístas, lo sé, pero la vida no es perfecta. La mía nunca lo ha sido...ándate luego maldito 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario